Prosa didáctica renacentista

fe0b7ae4a15d883080939c771a1b60fd

Cultivan este género los humanistas españoles, quienes imitan los modelos de escritores latinos (Luciano y Cicerón, principalmente) e italianos del Renacimiento (Baltasar de Castiglione y Pietro Bembo). Recurren para ello a la epístola y el diálogo, mezclado en ocasiones con la narración y emplean un lenguaje y un estilo natural, grave y de ritmo pausado.

La prosa didáctica de la primera mitad del siglo XVI refleja las inquietudes políticas, religiosas e intelectuales del momento. Entre sus temas recurrentes están la apología del proyecto imperial de Carlos V, el erasmismo, el anhelo de racionalidad, la revisión de las costumbres, el ideal contemplativo de la vida retirada y el estudio y defensa del castellano como lengua nacional.

En la segunda mitad del siglo XVI, durante el reinado de Felipe II, la prosa continúa desarrollándose en sus distintos géneros, con algunas novedades en cuanto a formas, temas y contenidos ideológicos. Por el devenir de la historia española y europea y por el impacto de la Contrarreforma, en la literatura política se refuerza el contenido nacionalista y la prosa religiosa pasa a constituir uno de los rasgos más brillantes del Renacimiento español.

Anuncios