Oficios y profesiones

En la época de Cervantes y de don Quijote, el peso económico lo soportaban solo determinadas clases sociales: ni la nobleza ni el clero trabajaban. De este modo, eran las clases rurales (campesinos, pastores, arrieros…) y la burguesía (comerciantes, manufactureros…) los que sostenían con su trabajo al resto de la sociedad. Tanto los campesinos como  los burgueses, como no tenían certificado de hidalguía ni pertenecían a la Iglesia, tenían que pagar las tasas (impuestos) al rey. Y en el caso de los campesinos se añadía el pago a los nobles propietarios de las tierras que trabajaban.

Oficios de la corte

1400px-Las_Meninas,_by_Diego_Velázquez,_from_Prado_in_Google_Earth

  • Bufón: personaje que recibe un sueldo elevado y vive en la intimidad del rey o la reina. Su misión es hacer reír, y se le permite decir verdades vedadas a cualquier otro.
  • Menino o menina: el paje del rey o de la reina, escogido entre niños físicamente menguados y con crecimiento retardado. Hace de recadero o de compañero de juegos de los infantes.
  • Dama de honor: mujer de la más alta nobleza que acompaña a la reina y se cuida de que nada le falte. Cada una de las damas tiene un cometido: peinar a la reina, ayudarla a vestirse, etc.
  • Aposentador mayor: el intendente general de la corte. Años después de Cervantes, el pintor Diego Velázquez ejerció este cargo en la corte de Felipe IV.
  • Mayordomo mayor: la persona que dirigía toda la cohorte de mayordomos: el trinchante, el panetero, el escanciador, el repostero…

Oficios burgueses

Retrato del comerciante Georg Gisze-Holbein el Joven

  • Artesanos y manufactureros: el artesano, generalmente, era dueño de un taller, por lo que era bastante apreciado socialmente. En cambio, el manufacturero trabajaba en talleres ajenos en los oficios más duros.
  • Comerciantes: los más apreciados socialmente eran los que comerciaban con sedad y paños finos o productos de lujo y ostentación.
  • Barbero: además de las actividades que realiza hoy en día, cumplía algunas actividades propias de los médicos como practicar sangrías.
  • Estudiante: entre los estudiantes había grandes diferencias sociales, desde el estudiante rico con criado que le llevaba los libros y atendía todas sus necesidades, hasta el más pobre o capigorrista, que vivía de la sopa boba o ejerciendo la mendicidad. No estaban sujetos a la justicia ordinaria, lo que provocaba graves altercados con los vecinos de la ciudad.
  • Escritor: no tenía la defensa de ninguna ley de protección intelectual sobre su obra; vivía gracias al mecenazgo de algún noble, o a alguna prebenda cortesana o eclesiástica.
  • Comediante: profesión de pésima fama, pero con gran atractivo social. Como todo en aquella época, las compañías estaban perfectamente jerarquizadas.
Anuncios